Pueblos originarios, la reparación

Ya se construye el monumento en memoria a las víctimas de la Masacre de Napalpí

Se trata de un monumento central, alrededor del cual se emplazará un espacio de conmemoración. El plazo de ejecución será de 8 meses.
jueves, 13 de febrero de 2020 · 12:13

El Gobierno provincial, a través del Ministerio de Infraestructura, dio inicio a las obras de construcción del monumento que recuerda a las víctimas de la Masacre de Napalpí en Colonia Aborigen. La obra cuenta con un presupuesto de $ 2.101.080 y tendrá un plazo de ejecución aproximado de 8 meses. La iniciativa forma parte del proceso de reparación histórica a los pueblos originarios.

El monumento estará emplazado en el sitio original donde ocurrió el crimen de lesa humanidad, un terreno de 4.800 m2 ubicado en el Lote 39 de Colonia Aborigen.  Además, el predio funcionará como un espacio público donde la comunidad podrá asistir en familia a pasar un agradable momento. La idea original del proyecto fue realizada en colaboración con el estudiante de Arquitectura, Alexandro Fernández, quien buscó plasmar el sentir del pueblo aborigen y sus antepasados.

RevistaFix   accedió al proyecto y pudo saber que la obra un cenotafio (una tumba vacía o monumento funerario erigido en honor de una persona o grupo de personas para los que se desea guardar un recuerdo especial. Se trata de una edificación simbólica). El terreno donde se emplaza es donde actualmente se encuentra la fosa que contiene los restos humanos de la masacre, sitio original y que será contenido dentro de la idea. Tendrá senderos y accesos, sector de estar, sector de urnas, muro de la historia e iluminación.

Desde la Subsecretaría de Proyectos explicaron que se inició la primera etapa del proyecto, que consiste en la realización del núcleo central de la obra (Círculo Mayor), el cual posee un gran valor simbólico ya que no sólo albergará los restos de diez de los miembros de la comunidad, sino que simboliza la antigua costumbre de los pueblos originarios de reunirse en círculo para escuchar a los ancianos.

En este sentido, informaron que en el centro del círculo mayor se ubicará la escultura principal que recuerda la masacre y la lucha del pueblo, de manera que podrá apreciarse desde el ingreso. Alrededor se ubicarán las urnas con placas conmemorativas a las víctimas. Con ello, también se realizará el sendero de acceso hacia ese lugar con su iluminación correspondiente.

Al final de este círculo se emplazarán dos muros de la historia, donde se encuentran las historias y relatos del pasado junto a la historia de Napalpí, haciéndose visibles los acontecimientos sufridos por ese pueblo, así como su cultura y tradiciones. A su alrededor se realizará un sector de bancos con solado, para facilitar el acceso aún en días de lluvia.

¿Por qué el monumento?

Napalpí fue la masacre de indígenas por la que el Estado argentino debe rendir cuentas.

Un siglo más tarde, la verdad de lo que ocurrió en Chaco está saliendo a la luz: Recientemente Juan Chico, un investigador de historia, encontró a quien parece ser la última sobreviviente de la matanza: Rosa Grillo.

Pero antes de Rosa estaban otros sobrevivientes. En enero de 2008, el gobierno de la Provincia del Chaco a cargo de Jorge Capitanich pidió disculpas públicas y oficiales por la masacre y rindió homenaje a la única sobreviviente, en ese entonces, Melitona Enrique, que cumplía 107 años ese día y que fallecería el 13 de noviembre de 2008.

El otro sobreviviente era Pedro Balquinta, ​quien falleció a los 108 años.

Pedro Balquinta y Melitona Enrique antes de morir narraron a distintos historiadores e investigadores sus vivencias como sobrevivientes de la Masacre de Napalpi y además fueron reconocidos y homenajeados por el gobierno del Chaco en su carácter de sobrevivientes del genocidio a los pueblos originarios.

La masacre

En la mañana del 19 de julio 1924, un número indefinido de indígenas qom y mocoi (entre 300 y 1.000 personas, o quizás más) fue ultimado en Napalpí, una base de trabajo maderero (lo que por entonces se conocía como una “reducción aborigen”) en la provincia de Chaco, a 147 kilómetros de Resistencia. Un avión biplano Curtiss JN-90 sobrevoló la zona arrojando comida y caramelos, y cuando los indígenas salieron a recogerlos un centenar de policías y de colonos, apostados a 300 metros, les dispararon. Se cuenta que además persiguieron a los sobrevivientes para darles el tiro o el machetazo de gracia. El episodio fue tan grave como olvidado: durante mucho tiempo la Policía y los jueces negaron la masacre. Pero ahora, 95 años más tarde, la verdad está saliendo a la luz.

Ahora, como la única sobreviviente el testimonio de Grillo es importante porque, desde 2014, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Chaco investiga la masacre como un crimen de lesa humanidad. El fiscal Diego Vigay busca probar que realmente hubo un asesinato en masa, tal como lo han contado durante tanto tiempo los más ancianos, y que éste se debió a la represión de una huelga general iniciada por hacheros qom y mocoi. En los mismos años en los que el movimiento obrero fue reprimido en La Forestal (en Santa Fe), en los eventos que narra la película La Patagonia rebelde (ocurridos en Santa Cruz) y en los de la Semana Trágica (en Buenos Aires), los hacheros de Napalpí pidieron una modificación en las condiciones de miseria en la que vivían y en la explotación en el obraje, y obtuvieron la represión del interventor de la provincia durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, Fernando Centeno.

Hoy Napalpí se llama Colonia Aborigen, aunque todos la conocen por su antiguo nombre. Es un pueblo de unos 7.000 habitantes. Tiene una escuela primaria, una secundaria, un registro civil y una comisaría. La reducción, fundada en 1911, tenía 22.500 hectáreas y en esa superficie hay ahora diez escuelas primarias y otras secundarias. Ya no se corta madera ni se siembra algodón, sino algo de sementera baja (mandioca, batata y zapallo), y se crían vacas y chivitos.

Este es el copyright de la noticia

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios